miércoles, 8 de enero de 2014

¿Ser empresario o ser emprendedor?

Cuando cursaba las aulas universitarias y escuchaba las magistrales charlas de mis profesores de curso; soñaba con que algún día sería un gran empresario. Tener mi propia empresa, dedicarme a una actividad y generar un nivel de vida con todas las comodidades para mi y para mi familia.

En ese entonces, todavía no tenía muy claro el concepto de empresario y emprendedor.




Era el año 1996 e ingresaba a la carrera de administración de negocios internacionales, una carrera relativamente nueva para la fecha. Durante los 5 años siguientes estudiaba con la única meta de ser algún día una gran empresario respetado y reconocido. Terminé mi carrera en el año 2000 y ahora soy un respetado empresario. Pero los años me han hecho entender que, mas que un empresario ahora soy un emprendedor.

El hecho de haber estudiado administración de negocios internacionales me ha ayudado bastante para entender el funcionamiento de una empresa en su interior. Pero lo que mueve el interior de mi "ser", es sin duda, ser un emprendedor innato día a día. Y te diré por que...


Para ser un empresario tienes que aprenderlo en las aulas universitarias, con largas horas leyendo libros para aprender técnicas, procedimientos, estrategias, etc. Un sin fin de temas para ser cada vez mas un profesional cabal.

Para ser un emprendedor no requiere de las aulas universitarias. Solo requiere que tengas un sueño, espíritu aventurero y una gran fuerza de voluntad para caerte 10 veces y levantarte 11.


El empresario está capacitado para gestionar una empresa. Él planifica, dirige, organiza y controla la empresa de tal forma que la puede mantener en el tiempo. La convierte en "sostenible" en el tiempo. Pero el problema es que, muchos empresarios necesitan llegar a una empresa ya constituida para empezar su labor profesional.

El emprendedor en cambio, genera la idea de negocio, lo implementa, supervisa, lo mantiene en sus inicios, le da forma y rumbo hasta que luego de un corto tiempo lo delega a los profesionales correspondientes.

Un emprendedor es el que inicia un negocio motivado por una visión. Es el que a pesar que las cosas no están bien claras, él sigue para adelante en ese bosque de incertidumbre. Es el que siempre tendrá listo el pie derecho para levantarse si se tropieza con el izquierdo.



El emprendedor "gusta del riesgo" y por eso inicia varios negocios, uno tras otro, muchas veces sin conocer afondo estos negocios.


El empresario "no gusta del riesgo", para el todo debe ser claro, todo debe ser medido, calculado, parametrado.



No con esto quiero decir que el empresario es menos que el emprendedor... no no. Nadie es menos que nadie, solo que ocupan diferentes roles o funciones en el ámbito empresarial.

Un emprendedor podrá iniciar el negocio con todo y sus riesgos, pero después de un tiempo lo delega a un empresario que lo llevará por buen rumbo, pues esa es su función.

Ciertamente existen emprendedores con capacidad profesional que inician sus negocios, lo implementan y ellos mismos lo gerencian por todo el tiempo que dure la empresa. Esto está muy bien, pero ese señor no es emprendedor... es empresario, pues hay muchos empresarios que generan ellos mismos sus negocios desde los inicios, pero a la larga no se pueden separar de ella, no delegan funciones y responsabilidades por lo tanto viven atrapados en su empresa.

El emprendedor es libre, el emprendedor no está apostando a un solo nicho de mercado, siempre busca incursionar en nuevos negocios pues, en esa transición resulta su propósito de lucha, su hobbie por el riesgo, su sed por la aventura y su buen olfato por los negocios latentes.

Cuando un emprendedor inicia una actividad que le resulta una fuente de ingresos, como por ejemplo: una bodega, un restaurant, una farmacia, una zapatería, en fin. Se suele considerar al empresario muy superior al emprendedor. Se le ve algo pequeño en comparación de un empresario. Esto no es totalmente cierto, pues como dije anteriormente, ninguno es mas que el otro... simplemente existen muchos tipos de empresarios y emprendedores. Por ejemplo:

- El emprendetodo.- Éste es el emprendedor que inicia una idea de negocio en pequeña escala. Le da todo su esfuerzo para llevarla a flote, lo logra y después de un tiempo cae por falta de estrategia o metas. Comenzará entonces otra idea de negocio mas lucrativa en donde seguirá la misma estrategia, llevándola a buen flote pero por su poca tolerancia a delegar funciones la lleva a la quiebra nuevamente. Él mismo quiere hacer todo, acaparar todas las funciones del negocio pues no confía en nadie o simplemente su ego lo traicionó haciéndole creer que él lo podía hacer todo.

- El emprendedor racional.- Éste es el emprendedor mediano que siempre va a pasar de un negocio mediano a otro negocio mediano. Este emprendedor se caracteriza por que crea varios negocios y cuando ya están avanzados contrata el servicio de un contador para que le lleve las cuentas, pero él sigue al mando de todas las otras actividades. Se niega a contratar un administrador pues piensa que si el comenzó el negocio desde abajo, nada le podría enseñar un administrador.

- El emprendedor de las grandes ligas.- Éste es un emprendedor que comenzará un negocio pequeño convirtiéndolo en grande para luego dejarlo en manos de un empresario y comenzar nuevamente con otra actividad de negocio. Su buen raciocinio del manejo de la empresa lo hace pensar que ya es tiempo de dejar la empresa en manos de los profesionales, pero nunca deja de seguir aprendiendo y auto-educándose.

- El empresario seguro.- Éste empresario nunca va a la aventura, siempre va por lo seguro. Siempre trabajará en una y otra empresa buscando las mejores condiciones laborales y salariales.

- El empresario fiel.- Éste empresario se caracteriza por que nunca juega a dos lados. Inicia un negocio, lo lleva a buen rumbo, crece con ella siempre fijando metas y cumpliéndolas a cabalidad... pero siempre con la misma empresa. Inicia y muere con ella.

- El libre empresario.- Éste empresario es el ideal de muchos. crea su negocio de la nada, lo lleva a buen puerto y cuando está en una etapa de crecimiento, lo deja en manos de otros profesionales especializados en su campo. Esto no significa que él sea menos profesional que los otros, no. Lo que sucede es que él tiene otra motivación. No lo motiva dirigir la empresa, lo motiva la adrenalina que produce comenzar una nueva aventura.

Hoy, soy un empresario respetado pero me considero un emprendedor pues nunca dejo de buscar nuevas aventuras de negocios. Esa sensación de adrenalina y riesgo me motiva a tal punto que en ocasiones me sumerjo en negocios poco rentables para sacarles la mayor rentabilidad posible. Y es que, el problema no son los negocios... si no los que la intentan gestionar.

Hace un tiempo vi una película de Robin Hood en la que se revelaba una frase que me motivó mucho y siempre la tengo presente.

La frase dice así:


"Levántate una y otra vez, hasta que los corderos se conviertan en leones".




Así debe ser nuestra vida siempre... levántate una y otra vez, nunca te quedes abajo. La vida siempre te golpeará y tratará que estés abajo, solo depende de ti levantarte y demostrarle que tu no te rindes tan fácil.

Demuéstrales a todos y principalmente a ti mismo que tu eres un emprendedor libre y de las grandes ligas. Sólo tu eres el dueño de tu destino... y sólo tu podrás convertirte en lo que quieres ser. Dirige tu destino y conviértete en un emprendedor libre y exitoso

Espero que este post te haya servido para despejar algunas dudas sobre empresario y emprendedor... en unos días seguiré ingresando mas post con temás interesantes sobre empresa, negocio, técnicas de gestión, marketing, ventas, motivación personal, en fin.

No te olvides dejarme tus comentarios al final de este post y si lo prefieres también puedes sugerirme temas de tu interés que gustosamente lo plantearemos en este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada